Historia 2º de Bachillerato. Tema 2: La Guerra de La Independencia

-LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA- (1808-1814)

La guerra de la Independencia precipitó la crisis de la monarquía absoluta y dio lugar a distintos intentos políticos para reformar la sociedad del Antiguo Régimen.

-Levantamiento inicial-

Tras la abdicación de Carlos IV en marzo de 1808, el Príncipe Fernando, para reinar, esperaba contar con el apoyo de Napoleón. Sin embargo, Napoleón eligió a su propio hermano como rey de España, quien gobernó con el nombre de José I (1808-1813).

La creciente hostilidad contra las tropas francesas que habían ocupado España frustró los planes napoleónicos.

El 2 de mayo de 1808, en Madrid, la población civil trató de evitar la salida hacia Francia de los últimos miembros de la familia real. Estos sucesos tuvieron una dimensión popular que se generalizó en una cadena de levantamientos contra los franceses, que recorrió todo el país dando inicio a la guerra de la Independencia.

-Desarrollo de la guerra-

La guerra fue algo más que una lucha armada entre franceses y españoles. Por una parte fue un conflicto civil interno de “afrancesados” y “patriotas”. Por otro, un conflicto internacional, pues los sublevados se aliaron con Inglaterra.

Para Napoleón, la invasión de Portugal iba ligada al dominio de la Península Ibérica. Por ello dispuso tropas en Barcelona, Vitoria y Madrid, para que, en su despliegue, ocuparan toda la Península. Napoleón no esperaba encontrar grandes resistencias.

La guerra tuvo tres fases:

– La primera fase, hasta finales de 1808, comenzó con la sublevación de Madrid. En ella se perfilaron las distintas formas de resistencia: las batallas regulares, como las de Somosierra o Bailén, que hizo replegarse al ejército francés hacia el Ebro; los sitios a ciudades, como los de Zaragoza y Girona; y la lucha de guerrillas. Los españoles pidieron ayuda a los ingleses.

– La segunda fase, de 1808 a 1812, se caracterizó por el dominio francés, tras la llegada de Napoleón con más de 250.000 hombres. Expulsó a los ingleses, que se habían situado al norte del país. En 1810 conquistó Andalucía y la Junta Central se trasladó a Cádiz, que resistió a los franceses.

– La tercera fase, de 1812 a 1814, coincidió con el declive de Napoleón en Europa. El cambio de signo en la guerra se produjo con la participación de los británicos. Desde Portugal, tropas españolas e inglesas, al mando del general Wellington, realizaron ofensivas continuadas. Los golpes finales a un ejército francés en retirada fueron las batallas de Arapiles, Vitoria y San Marcial. En abril se firmó la paz (1813), aunque hasta 1814 los franceses no abandonaron Cataluña.

Fernando VII fue reconocido entonces como rey de España.

-Resistencia popular-

La población reclamó la defensa contra la invasión francesa. Surgieron nuevos tipos de autoridad, derivados de la voluntad del pueblo y del fin supremo de la defensa y gobierno del país.

Nacieron las Juntas de Armamento y Defensa. Eran la expresión peculiar de la soberanía nacional. En junio de 1808 eran ya numerosas y estaban coordinadas por trece Juntas Supremas que no reconocían al nuevo rey francés; en septiembre se creó la Junta Central. El poder se trasladaba así de las instituciones tradicionales a las nuevas. Estas Juntas tuvieron funciones políticas y militares, y estaban formadas por grupos diversos (nobles, burgueses…) unidos por la oposición a los franceses. La Junta Central, presidida por Floridablanca, redujo su labor a una simple gestión, nada revolucionaria. En enero de 1810 se disolvió, pasando el poder a una regencia.

Los sitios consistían en la resistencia de las ciudades españolas (Zaragoza, Gerona…) al avance francés. Resistían los bombardeos, la falta de alimentos y agua, con tal de no dejar avanzar al ejército invasor.

La guerrilla fue la forma espontánea y popular de resistencia armada contra el invasor. Partidas formadas por campesinos, burgueses, curas o gente de cualquier otra ocupación. Su mejor arma era el conocimiento del terreno, no se enfrentaban a campo abierto.

-Fuerzas políticas-

El régimen de José I dependía de la colaboración de las élites del Antiguo Régimen. Sin embargo, esa colaboración no fue mayoritaria y sólo le apoyaron los afrancesados. Estos representaban una parte muy cualificada del sector político, social y culturalmente dirigente. Los motivos de afrancesamiento fueron diversos:

– Hubo razones ideológicas. Un sector de la opinión pública ilustrada consideró que el cambio dinástico permitiría abordar las transformaciones políticas, sociales y culturales que la sociedad española necesitaba. Esa transformación no debía pasar por la revolución.

– Otros factores fueron: el pensar que la guerra era innecesaria porque estaba perdida de antemano; considerar el mantener en zonas ocupadas una administración de españoles; y el mero oportunismo.

Con la derrota de Napoleón (1814), los afrancesados sólo tuvieron dos opciones: los que se quedaron en España fueron duramente reprimidos; otros optaron por el exilio.

Por otra parte, el grueso de la población española formó el frente patriótico, que se oponía a la invasión. Pero en este bando encontramos oposiciones muy diferentes:

– La mayor parte del clero y la nobleza buscaba la vuelta a la situación absolutista anterior bajo la monarquía de Fernando VII. Combatían por la vuelta de la vieja monarquía, por la defensa de la tradición y de la religión católica.

– Los ilustrados, representados por Floridablanca o Jovellanos, esperaban que la victoria frente a los franceses permitiese la vuelta de Fernando VII para iniciar un programa de reformas que permitiera la permanencia de la vieja monarquía tradicional junto a la modernización del país.

– La burguesía, los intelectuales, los sectores claramente liberales tenían otros objetivos y otras aspiraciones. Ven la ocasión de influir en la transformación de la España del Antiguo Régimen en un sistema liberal- parlamentario. Buscan la soberanía nacional, la división de poderes, la promulgación de una constitución y la imposición de un modelo social de clases que permitiese el desarrollo del capitalismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s